Espiritual,

Una película que inspira… “Los dos Papas”

Degustar la experiencia de esta gran película, me hizo reflexionar. También me llevó, entre muchas otras, a las siguientes preguntas. En la mayoría de las películas estamos acostumbrados a encontrar héroes y villanos. En este caso, ¿quién sería el héroe y quién sería el villano? ¿A quién le habla Dios y a través de qué señales? ¿De qué sirven los errores en la vida sino es para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos? ¿Podríamos decir que una cultura es mejor que otra?

Buscamos en las historias, en el cine, en los libros, pero sobre todo en nuestras vidas siempre quién es el villano y quién es él que interpreta el papel de héroe. Lo que me encantó de la película es que esta perspectiva la deja atrás. Estos dos hombres se muestran como imperfectamente humanos, pero demostrando al mismo tiempo su divinidad, es decir, divinidad presentada como la conexión entre ellos y con Dios. Ambos dejan de lado el ego para descubrir y mostrarnos la importancia de la trascendencia, de la misión en la vida y de lo importante que es vivirla. Esta trascendencia que te lleva a escuchar la voz del alma, lo que se necesita para gritar un mensaje de amor y vivirlo no como un sacrificio sino como un placer, un deber dulce, ese sabor que llena el pecho y lo convierte en inspiración. Donde cumplir con nuestra misión va más allá de lo convencional, de la explicación, de la lógica, de lo establecido, del pensamiento. Para uno será tomar el poder y para el otro dejarlo…

Se presentan los errores humanos como un desencadenamiento de hechos necesarios para el crecimiento, un crecimiento que no sólo impacta la vida de uno sino de muchos. Un crecimiento que abre mi consciencia y me permite darme cuenta de que puedo siempre decidir actuar desde la mejor parte de mí; que puedo decidir convertirme en la mejor versión de mí mismo y al mismo tiempo, observar la perfección de los hechos, de los acontecimientos para cumplir con mi misión. Entender que puede haber momentos en la vida en que no comprendemos porqué pasa lo que pasa. Sin embargo, tener la confianza de saber que siempre hay una razón más poderosa para que dichos acontecimientos sean perfectos, versiones amorosas y agridulces, atemporales cuando no las entendemos, sin morbo, sin juicio. Todo como un néctar para entender cómo podríamos observar nuestra propia historia, nuestra vida, sin justificaciones, y así poder experimentar.

Presenta dos hombres que a través de las cosas simples y cotidianas saben leer las señales ver y escuchar la voz de Dios, que se comunica a través de pequeños milagros sencillos y cotidianos. Cuántas veces en nuestra vida esta voz está activa y no la percibimos, no la vemos, no la escuchamos. Esta voz que siempre está ahí, vigilante y esperando ser percibida. Esa voz que te habla no por ser un mensajero de Dios ni tampoco por ser “Cercano”; te habla como le habla a todos: con voz dulce, casi imperceptible de no ser por la atención puesta.

La posibilidad de ver a dos hombres que ante la sociedad son dos “santos” tan vulnerables ante su propia humanidad, pero a la vez lo que los hace divinos. Los hombres así, divinamente imperfectos, no sólo ellos sino todos. Ser lo que somos, que no se nos olvide que somos eso, divinamente imperfectos, humanamente santos. El Papa ha cometido errores, gran descubrimiento. Este reconocer de los errores es lo que lo hace aún más valioso, ya que le permite encontrar las herramientas para ser ejemplo, para levantarse para ser resiliente y encontrar un sentido más grande, Enmendar los errores a través de las acciones y ser consciente.

Finalmente, los estereotipos culturales siempre con una visión de ser mejores o peores, la película tiene el

privilegio de mezclar estas dos culturas, la europea y la latina descubriendo las cualidades más humanas de las dos, una siendo formal, conservadora y culta, la otra pintoresca, folclórica y cálida.

Así toda la película, sacando lo mejor de cada uno, de la experiencia, de la vida, de la humanidad y de Dios mismo.

0no comment

writer

Conferencista en Desarrollo Humano.

Leave a Reply