Sin Categoría,

EL ESTRÉS, UNO DE LOS DESAFÍOS DE NUESTROS TIEMPOS

¿Sabías que el 90% del tiempo no percibimos si tenemos estrés porque el cuerpo ya está acostumbrado a este estado?

El estrés es un proceso que se pone en marcha en el tercer cerebro, también conocido como cerebro reptiliano, este proceso genera una serie de reacciones químicas y hormonales que se producen en el cuerpo, algunos de estos cambios se ven reflejados en: el flujo sanguíneo se dirige hacia las extremidades, se detiene el proceso digestivo, baja el sistema inmunológico, se acelera el corazón, entre otros; este proceso es conocido por los americanos como “fight or flight” (huye o pelea). Nuestro cuerpo es una máquina perfectamente bien diseñada que nos ayuda a prevenir cualquier adversidad para poder sobrevivir en las mejores condiciones, el mayor tiempo posible, sin embargo, este es un proceso primitivo que en la antigüedad nos ayudaba a sobrevivir de algún depredador o alguna amenaza repentina.

En la actualidad este proceso se ve activado en muchas ocasiones por la rutina social y laboral, que, aunque no amenaza la vida, se detona emocionalmente por las exigencias del mundo moderno.  Los seres humanos activamos este proceso de sobrevivencia con mucha frecuencia ocasionando que esta serie de reacciones químicas se prolonguen constantemente hasta convertirlos en problemas crónicos como: insomnio, burnout, angustia, miedo, falta de apetito, caída del cabello, aumento de colesterol en la sangre, incremento de la presión arterial, agresión e incluso enfermedades que pueden ocasionarnos hasta la muerte.  Si un depredador amenaza la vida y hay que correr o pelear, el mismo cuerpo descarga la energía y los químicos para volver al equilibrio, sin embargo, en la actualidad la mayoría de las veces que se activa este proceso no necesitamos ni huir ni pelear por lo que el cuerpo no tiene esta descarga. Nos hemos acostumbrado tanto a este proceso que nuestro cuerpo incluso ya no percibe que estamos estresados hasta que los síntomas han rebasado los límites que cada persona es capaz de reconocer y soportar.

La buena noticia es que existen muchas herramientas que pueden ayudar a descargar, disminuir e incluso eliminar el estrés de nuestro cuerpo. Lo importante es darnos cuenta de que tanto poder le damos a la mente de llevarnos a situaciones estresantes, así como identificar, qué tanto y en dónde es el lugar donde nuestro cuerpo lo resiente más y de esta manera encontrar las herramientas que funcionen y que nos hagan sentir cómodos.

El estrés se crea en la mente, se siente a través de las emociones y lo resiente el cuerpo, es por esto que resulta muy valioso conocer de las distintas herramientas que existen para descargar y disminuir el estrés.

Uno de los mitos más grandes acerca de este tema es que el estrés genera un estado donde nos volvemos personas más productivas, sin embargo, algunos estudios actualmente demuestran totalmente lo contrario, una persona estresada disminuye su creatividad y su productividad. Duncan Wardle, exdirector de creatividad de Disney afirma: “Nuestro cerebro por increíble que parezca es un 13% conciencia y 87% subconsciente; y éste 13% lo usamos durante el 95% del día. El resto está aquí (en la cabeza) listo para usarse, pero cuando estamos estresados no podemos acceder a él”.

El objetivo de LCK es proporcionar herramientas prácticas en las 6 diferentes áreas del ser humano: física, mental, emocional, social, energética y espiritual. Esto permite identificar en qué área nos sentimos más cómodos, cuál es la que más hemos trabajado personalmente y cuál es la que no hemos trabajado.

Una de las herramientas prácticas para disminuir los niveles de estrés y así aumentar nuestra calidad de vida, por ejemplo, una herramienta del área física: La respiración 1-4-2: excelente técnica para limpiar el sistema linfático y disminuir la ansiedad. Es muy sencilla, inhalamos en 7 tiempos por la nariz, sostenemos la respiración en 28 tiempos y exhalamos en 14 tiempos por la boca. Repetimos 4 veces, con este ejercicio podrás observar que el nivel de ansiedad baja inmediatamente, y no sólo eso, además, ayudamos al sistema linfático a limpiar toxinas de nuestro cuerpo. 

No te pierdas nuestro webinar donde damos diferentes estrategias para descargar, disminuir y eliminar el estrés en nuestra vida. Consúltanos en www.lck.com.mx Recuerda que venimos a ser felices… no te distraigas

0no comment
Energético,

¿Funciona para todos la ley de la atracción?

La ley de la atracción es una ley universal, por lo tanto, Sí… funciona para todos, sin embargo, por qué en ocasiones sentimos que funciona para todos, pero no funciona para mí. Todos utilizamos la ley de la atracción en todo momento, no hacerlo sería tanto como decir que no utilizamos la ley de la gravedad, simplemente es imposible. La diferencia es si somos conscientes de lo que estamos creando y atrayendo o no.

Pero ¿cómo es que funciona la ley de la atracción?: El universo atrae lo que vibra en la misma frecuencia. Hoy sabemos que todo en el universo es energía, toda la energía tiene una vibración, si nosotros somos energía por lo tanto nosotros tenemos una vibración y estamos atrayendo constantemente todo lo que tiene nuestra misma vibración.

En donde ponemos nuestra atención, ponemos nuestra energía. En ocasiones consideramos que pensar en abundancia es complicado en las épocas que estamos viviendo y esto puede ser verdad sólo si no te das cuenta dónde está tu enfoque y tu vibración, es decir, esto es cierto sólo en la medida que ponemos la atención en las circunstancias adversas, en las limitantes o en la escasez porque si pongo mi atención ahí, esto se convierte en mi frecuencia vibratoria.

En realidad, la solución está en poner mi atención en la abundancia a pesar de lo que esté sucediendo, este es el reto. Si revisamos la historia, todas las personas ricas, abundantes, creativas, exitosas, han surgido aún en las peores situaciones, esto no se da porque sean especiales, porque tengan características especiales o porque sean afortunadas, esto simplemente se da porque de alguna manera encontraron un hilo conductor que los llevó a vibrar en otra frecuencia, puede ser orillados por la inspiración o incluso por el miedo a no tener lo que veían, sin embargo pusieron su atención en lo que querían atraer y lo hicieron con tal fuerza que la ley de atracción hizo su trabajo.

En conclusión, podemos decir que es necesario vibrar en la misma frecuencia de lo que queremos atraer, eso lo podemos lograr a través de la transformación de la persona, y la transformación personal tiene varias áreas: física, mental, emocional, social, energética y espiritual. Lo interesante es entender ¿Qué área he trabajado y cuál no? ¿Qué herramientas puedo obtener para trabajar mis áreas de oportunidad de una manera práctica y sencilla?

Como seres humanos hemos ido descubriendo nuevas herramientas de crecimiento, desde una comida saludable, que ayuda a elevar mi energía, hasta cambiar mi manera de pensar, de hablar, de actuar. Todos los caminos que hayas tomado generan un cambio, sin embargo, esta visión te puede ayudar mucho más rápido a descubrir cuáles son tus propios bloqueos personales que te impiden vibrar a la frecuencia de lo que deseas atraer.

Todos tenemos el mismo potencial, estamos hechos de la misma esencia y sobre todo podemos generarnos las mismas oportunidades. Estamos acostumbrados a que para conseguir algo tenemos que trabajar duro y con esfuerzo fuera de nosotros y esto NO tiene que ser así. Atrévete a hacer magia con tu vida y a transformarte internamente para atraer fácilmente todo lo que te mereces. Existen muchos lugares donde puedes encontrar herramientas de transformación y LCK Experience es una de ellas, es un congreso que te ayuda a descubrir estas herramientas prácticas con maestros que han recorrido este camino con anterioridad, pero sobre todo que lo han practicado en sus vidas y que les ha dado resultado. No te lo pierdas.

0no comment
Espiritual,

Una película que inspira… “Los dos Papas”

Degustar la experiencia de esta gran película, me hizo reflexionar. También me llevó, entre muchas otras, a las siguientes preguntas. En la mayoría de las películas estamos acostumbrados a encontrar héroes y villanos. En este caso, ¿quién sería el héroe y quién sería el villano? ¿A quién le habla Dios y a través de qué señales? ¿De qué sirven los errores en la vida sino es para convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos? ¿Podríamos decir que una cultura es mejor que otra?

Buscamos en las historias, en el cine, en los libros, pero sobre todo en nuestras vidas siempre quién es el villano y quién es él que interpreta el papel de héroe. Lo que me encantó de la película es que esta perspectiva la deja atrás. Estos dos hombres se muestran como imperfectamente humanos, pero demostrando al mismo tiempo su divinidad, es decir, divinidad presentada como la conexión entre ellos y con Dios. Ambos dejan de lado el ego para descubrir y mostrarnos la importancia de la trascendencia, de la misión en la vida y de lo importante que es vivirla. Esta trascendencia que te lleva a escuchar la voz del alma, lo que se necesita para gritar un mensaje de amor y vivirlo no como un sacrificio sino como un placer, un deber dulce, ese sabor que llena el pecho y lo convierte en inspiración. Donde cumplir con nuestra misión va más allá de lo convencional, de la explicación, de la lógica, de lo establecido, del pensamiento. Para uno será tomar el poder y para el otro dejarlo…

Se presentan los errores humanos como un desencadenamiento de hechos necesarios para el crecimiento, un crecimiento que no sólo impacta la vida de uno sino de muchos. Un crecimiento que abre mi consciencia y me permite darme cuenta de que puedo siempre decidir actuar desde la mejor parte de mí; que puedo decidir convertirme en la mejor versión de mí mismo y al mismo tiempo, observar la perfección de los hechos, de los acontecimientos para cumplir con mi misión. Entender que puede haber momentos en la vida en que no comprendemos porqué pasa lo que pasa. Sin embargo, tener la confianza de saber que siempre hay una razón más poderosa para que dichos acontecimientos sean perfectos, versiones amorosas y agridulces, atemporales cuando no las entendemos, sin morbo, sin juicio. Todo como un néctar para entender cómo podríamos observar nuestra propia historia, nuestra vida, sin justificaciones, y así poder experimentar.

Presenta dos hombres que a través de las cosas simples y cotidianas saben leer las señales ver y escuchar la voz de Dios, que se comunica a través de pequeños milagros sencillos y cotidianos. Cuántas veces en nuestra vida esta voz está activa y no la percibimos, no la vemos, no la escuchamos. Esta voz que siempre está ahí, vigilante y esperando ser percibida. Esa voz que te habla no por ser un mensajero de Dios ni tampoco por ser “Cercano”; te habla como le habla a todos: con voz dulce, casi imperceptible de no ser por la atención puesta.

La posibilidad de ver a dos hombres que ante la sociedad son dos “santos” tan vulnerables ante su propia humanidad, pero a la vez lo que los hace divinos. Los hombres así, divinamente imperfectos, no sólo ellos sino todos. Ser lo que somos, que no se nos olvide que somos eso, divinamente imperfectos, humanamente santos. El Papa ha cometido errores, gran descubrimiento. Este reconocer de los errores es lo que lo hace aún más valioso, ya que le permite encontrar las herramientas para ser ejemplo, para levantarse para ser resiliente y encontrar un sentido más grande, Enmendar los errores a través de las acciones y ser consciente.

Finalmente, los estereotipos culturales siempre con una visión de ser mejores o peores, la película tiene el

privilegio de mezclar estas dos culturas, la europea y la latina descubriendo las cualidades más humanas de las dos, una siendo formal, conservadora y culta, la otra pintoresca, folclórica y cálida.

Así toda la película, sacando lo mejor de cada uno, de la experiencia, de la vida, de la humanidad y de Dios mismo.

0no comment
Sin Categoría,

La consciencia

Un ser humano promedio tiene entre 60 y 70 mil pensamientos en un día.  Lo impresionante de esto es que el 90% de ellos son exactamente los mismos que los del día anterior. Y, peor aún, estos pensamientos, en su mayoría, son inconscientes. Es así como se forman las creencias que son el estado de la mente en el que un individuo supone verdadero el conocimiento o la experiencia que tiene acerca de un suceso o cosa. El pensamiento se convierte en creencia cuando se da por hecho, cuando se supone como verdadero y, sobre todo, cuando se repite constantemente. Entonces si esto lo comparamos con una mesa, podemos decir que los pensamientos son la tabla de la mesa y las creencias son las patas. Y que mientras más verdad le otorguemos y más repetición le demos, ya sea consciente o inconscientemente, más profunda será la creencia acerca de algo. Por lo tanto, durante nuestra vida podemos creer que algo es verdadero o darlo por hecho aún cuando la realidad es totalmente contraria; sin darnos cuenta de ello. Ser consciente, es darme cuenta de qué pensamientos entran a mi mente, de qué creencias han regido mi vida y que he convertido en “VERDADES ABSOLUTAS” pero que hoy simplemente ya no me funcionan. Como dice Carl Jung: “Hasta que el inconsciente no se haga consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tu vida y tú lo llamarás destino” Por lo tanto, este tema de la consciencia se vuelve relevante. Mientras más consciente me haga de lo que pienso, siento, hablo, en pocas palabras: soy; más podré evaluar qué en mi vida me sigue funcionando y qué ya no me funciona, atreverme a pensar fuera de la caja para transformarme, esto no significa que en todo momento pensaré diferente, sólo significa que mis pensamientos y creencias serán cada día mucho más conscientes y por lo tanto mucho más efectivos para las metas u objetivos que me he planteado en mi vida.

Existen varios niveles de consciencia:

1. El primer estado es simplemente estar en alerta, vigilia, saber que estoy despierto

2. El segundo es darme cuenta; saber cuáles son mis pensamientos, qué tipo de pensamientos me permito, de dónde vienen mis creencias, etc.

3. El tercero es darme cuenta de que me doy cuenta; es decir, poder establecer un vínculo presente para poder responder en lugar de reaccionar ante una circunstancia, capacidad de reflexión, salir de la caja de pensamiento y darme cuenta de lo que estoy pensando.

4. El cuarto es darme cuenta de que me doy cuenta y estar lo suficientemente conectado conmigo, respetar mi ritmo interior, es una conexión espiritual con mi propia energía creadora, con mi más alto bienestar para saber qué es lo que me conviene en cada situación, confiar.

La consciencia es un espiral, es decir, podemos estar en un nivel y subir hasta el cuatro y después descender de nuevo al uno, sin embargo, siempre hay un avance, por lo tanto, el cambio es siempre positivo, Tenemos la posibilidad de pararnos desde el lugar que nos sea más conveniente, que nos sea más cómodo, que nos sea más empoderador. No hay niveles mejores que otros, pero si hay consciencias más abiertas que otras. Toda la consciencia juega a tu favor, a mayor consciencia, mayor placer, mayor plenitud, más entendimiento, más amor.

Disfruta.

BLOG

0no comment
Físico,

“PEP” Planeación estratégica personal.

“Quiero bajar de peso; pero sobre todo quiero bajar sin tener que hacer sacrificios estratosféricos; sin morirme de hambre y sin convertirme en conejo porque se me va el hambre con solo ver pura lechuga. Tampoco quiero tener que ejercitarme hasta quedar exhausta y obtener la motivación para sentir que tengo una vida normal. Es decir, no quiero enfocarme TODA la vida en la comida”. Esto es la sensación de miles y miles de seres humanos que buscamos lo mismo. ¿Será acaso posible? ¿Por qué hay personas que pueden comer todo y nunca engordan? ¿Por qué no soy de las “méndigas flacas” que comen pasteles y no engordan? Pues sí, la respuesta a todas las preguntas es “SI”. Pero lo que hay que hacer es convertirnos en una “Flaca” antes de serlo físicamente. Es decir, pensar como flaca, sentir como flaca, tener la energía de la flaca y estar conectada con la vida desde una perspectiva de flaca, en pocas palabras: “SER” flaca, y esto ¿cómo se logra? Pues este sistema de “PEP” (Planeación Estratégica Personal) es un sistema que te ayuda a encontrar cuáles son tus creencias limitantes, qué sientes en función de la comida, cómo es tu conexión con la comida a nivel energético. También encontrarás recetas ricas y saludables. Este sistema es una metodología bien armada donde podrás plantearte todas tus preguntas y encontrar sus respuestas. El camino al éxito es hacerte las preguntas más inteligentes que te lleven a las respuestas más funcionales en tu vida. Te darás cuenta de que las respuestas siempre están dentro de ti ya que es un hecho que nadie sabe más de ti que tú. Así es que únete a nosotros y ven a aprender cómo hacer las mejores preguntas y encontrar las mejores respuestas. Después de todo, todos queremos ser mejores, vivir más felices, vernos mejor, sentirnos bien, sentirnos más amados y trascender, ¿no crees?
BLOG

0no comment
Espiritual,

La espiritualidad en un mundo físico rezar…

Rezar es una conversación con Dios.

Rezar es una conversación conmigo.

Rezar es abstenerse de hablar de más, de hablar mal de una persona en su ausencia.

Rezar es evitar el juicio; es sentir compasión; es guardar silencio y comprender que los demás no deben hacer lo que yo espero.

Rezar es escuchar el silencio. Rezar es no esperar; es confiar que siempre sucede lo mejor.

Rezar es no condenar a pesar de las acciones; es entender.

Rezar es la búsqueda de sentido; es la acción suprema de comunicación con el universo. Rezar es tener consciencia.

Rezar es mantenerse en una vibración elevada; es observarse a uno mismo.

Rezar es admirar la naturaleza; es pararse frente a un atardecer y suspirar.

Rezar es besar; es acariciar el alma del otro.

Rezar es conectar, agradecer, ayudar.

Rezar es: simplemente amar.


BLOG

0no comment